Cinemex vs Universal: ¿una cinta de superhéroes más?

Cinemex vs Universal: ¿una cinta de superhéroes más?

No hay comentarios en Cinemex vs Universal: ¿una cinta de superhéroes más?

Por Tonatiuh Lay

Publicado originalmente en la revista Cine Toma.

Aunque la negativa de la cadena Cinemex de exhibir la película Escuadrón suicida en sus salas resultó tremendamente escandaloso, sobre todo porque ya había una preventa de boletos, la secrecía con la que se manejó el asunto hizo que las conjeturas corrieran por las redes sociales y los medios de comunicación, sobre todo porque el título de Warner Bros., distribuido en México por Universal Pictures, logró 8 millones y medio de asistentes.

Uno de los más grandes estrenos de verano que se esperaban en la cartelera comercial mexicana era, sin duda, Escuadrón suicida (Suicide Squad, Estados Unidos, 2016), de David Ayer, quizás porque los protagonistas sean una grupo de villanos o antihéroes, una tendencia o moda que se ha comenzado a explotar en diversas producciones, tanto en cine como en series de televisión. Sin embargo, lo que realmente impactó, sobre todo a los fanáticos, el día de su estreno en México, previsto para el primer minuto del viernes 5 de agosto, fue la cancelación de la proyección de esta producción de dc Comics, dc Entertainment, Atlas Entertainment y Warner Bros., por parte de la cadena exhibidora Cinemex. 

Ese mismo día, Cinemex publicó una carta explicando los motivos de dicha cancelación, aunque no con la suficiente claridad para quienes seguimos los acontecimiento de la industria cinematográfica nacional más allá del mero entretenimiento. Un hecho más que vuelve a apuntar la necesidad de una regulación estatal en materia de distribución.

La carta se hizo pública, sobre todo a través de las plataformas de redes sociales virtuales y estaba dirigida al público en general —el encabezado decía; “Estimado invitado” y no clientes o espectadores—, fechada el jueves 4 de agosto, se limitó a señalar que la distribuidora encargada de este título, Universal Pictures México “cambió de último momento las condiciones que ya habían sido negociadas con anterioridad”, dejando a la segunda cadena exhibidora del país “en des- ventaja ante su competencia”. La carta finalizaba invitando a quienes ya habían adquirido boletos en preventa o tenían alguna promoción alusiva, a dirigirse al complejo para el que adquirieron sus entradas, sin mayor explicación, aunque evidentemente, para conocer la manera en que serían compensados.

Casi simultáneamente, varios periódicos de circulación nacional compartieron la noticia centrándose en el hecho de los boletos vendidos durante la preventa. La página electrónica de la revista Forbes (forbes.com.mx) señaló que la cifra era de 100 mil, 1 mientras que el diario El Informador, de Guadalajara, reportó que eran 75 mil. 2 Los despachos informativos eran de dos tipos: aquellos que reprodujeron íntegramente la carta y sólo agregaron algún comentario y las que, además, señalaban las opciones de compensación que ofrecía la empresa. Sólo la que aparecía en la revista electrónica Atomix (atomix.vg), recordó un suceso similar, cuando: “Cinemex optó por no proyectar en sus salas la película de El Origen (Inception, Estados Unidos-Reino Unido, 2010), dirigida por Christopher Nolan, producida por Legendary Pictures y distribuida por Warner Bros., luego de que se suscitaran algunos problemas con la distribuidora”. 3 En su semana de arranque, la película recaudó 193 millones 844 mil 92 pesos, y atrajeron a 3.4 millones de espectadores, según cifras de la consultora Rentrak. De acuerdo con cifras de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma (Canacine) —basadas en Rentrak—, luego de tres semanas en cartelera, había logrado ingresos totales por 441 millones 253 mil 723 pesos —35 millones 858 mil pesos en esa semana— y 8 millones 404 mil 198 asistentes —649 mil 756 espec- tadores en esa semana.

Tres explicaciones posibles

 A través de las plataformas de redes sociales virtuales, algunos reporteros comenzaron a lanzar hipótesis so- bre lo sucedido, entre las que resaltan tres conjeturas. La primera, un problema de sobreventa. Una segunda apuntaba a una monopolización por parte de la cadena dominante en el mercado, Cinépolis. Mientras que la tercera se centró en que se trataba de una campaña para atraer más espectadores, ya que la taquilla en Estados Unidos no era tan alta como se esperaba. En ninguno de estos casos se justificaba el retiro de la película de las pantallas de Cinemex. Respecto a la sobreventa, la cancelación implicó una mayor pérdida que la de tener que compensar, por sobreventa, a los espectadores que se hubieran quedado fuera de la sala con boleto pagado, ya que según El Universal, la empresa dejó de percibir alrededor de 4.6 millones de pesos. 4 Sobre la segunda hipótesis, una supuesta monopolización por parte de Cinépolis, de acuerdo con la información de la propia página de la película, se estrenó con mil 862 copias —la tabla del competitivo de estenos que comparten las distribuidoras y exhibidoras, marca mil 600 copias—, distribuidas en 426 complejos, de los cuales 73 corresponden a Exhibidora Bravo, Exhibición Alterna, Cinemagic, Citicinemas, Henry Cinemas y otros cines independientes, y 353 a Cinépolis. Si bien hay una diferencia de casi cinco a uno a favor de Cinépolis, en estricto sentido no hay una monopolización, aunque sí una relación de supremacía o preponderancia a favor de la empresa de la familia Ramírez. Respecto a las copias que serían destinadas a Cinemex, no se aclara si se redistribuyeron entre los 476 complejos, si Cinépolis aumentó sus salas para el estreno o si se negoció de alguna manera con las salas independientes para que, en esta ocasión, pudieran estrenar al mismo tiempo que la cadena líder.

Respecto de la tercera conjetura, la cinta estrenó en 58 países y recaudó 267.1 millones de dólares en su primer fin de semana, uno de los 25 mejores estrenos globales de la historia, y hasta el 31 de agosto recaudó 640 millones 117 mil 209 millones, apenas el octavo estreno con mayor recaudación del año.

Por lo que no hay razón para no creer en la propia justificación que señaló Cinemex: el cambio de condi- ciones —es decir, de porcentajes de ganancia en el estreno y en las semanas siguientes— previamente pactadas, aunque deja a duda cuáles eran ésas y cuál fue el cambio. Tampoco quedó claro si habría consecuencias legales para Cinemex o para la Warner Bros., ya que suponemos que debe existir formalmente un acuerdo entre empresas, de lo contrario las prácticas no éticas y monopólicas, que niegan realizar, cobrarían mayor relevancia que nunca. De ser así, todo este episodio demuestra que el problema tiene una fuente real, la falta de regulación o de su aplicación en la cadena de distribución cinematográfica, así como en la competencia e incluso en los derechos de las audiencias.

Cuidar los principios

Consultado al respecto, el director de Programación de Cinemex, Francisco Eguren, confirmó el desacuerdo: “Efectivamente, esta semana no pudimos exhibir Escuadrón suicida, y fue por un tema de condiciones de mercado, no estaban aptas de acuerdo a las necesidades que buscamos ni a lo que habíamos pactado. Al final de cuentas, es decisión de cada empresa pasar o no una película. Lo vemos en el mismo precio de entradas que no se ha incrementado en los últimos cuatro o cinco años, lo que te habla de la batalla y de la pelea que tenemos, por lo menos del lado de la exhibición. Estamos constantemente viendo cómo hacemos para que venga más gente, pero también cómo le quito al de enfrente. Entonces, ahí estamos. A final de cuentas, a pesar de estar en una misma cámara —la Canacine—, cada quien tiene alineaciones y decisiones que tomar. 

“En ese sentido, regresando al tema de Warner y Universal, al final del día siempre hemos tenido una relación muy cordial, llevamos 20 años en la industria y siempre ha sido así, pero lamentablemente no llegamos a un acuerdo. Nos cambiaron las condiciones de último momento y lamentamos que no pudimos hacerlo en términos de acciones, siempre la discusión va a ser el dinero, nunca va a ser otra cosa. Creemos que cuando ya tienes un acuerdo, debes honrarlo y respetarlo, y ahí fue donde hubo un cambio, pero al final de cuentas también aceptamos y acatamos las decisiones de cada compañía. Entre ambas compañías estamos revisando qué vamos a hacer, qué acciones se van a tomar. Es una película que, sin lugar a dudas, nos dolió, a pesar de que a mucha gente no le gusta y a otra sí, es una película grande, es el blockbuster más grande del final del verano, sí nos duele, pero estamos convencidos de que hicimos lo correcto, a pesar de que afectamos a nuestros invitados con la preventa. Sabemos que, en ese sentido, hicimos un mal y estamos haciendo lo imposible por resarcirlo, pero también tenemos que cuidar los principios que tenemos como compañía y ser firmes en eso. Seguiremos trabajando de la mano con ellos, espero que lleguemos a un acuerdo, pero por lo pronto estamos en pláticas. Al final es un tema aislado, vienen más películas y las seguiremos exhibiendo, como Cazafantasmas (Ghostbusters, Estados Unidos-Australia, 2016, de Paul Feig) y El buen amigo gigante (The bfg , Reino Unido-Canadá-Estados Unidos, 2016, de Steven Spielberg), en Cinemex seguimos trabajando y con las puertas abiertas, al final de cuentas, nuestro interés es que el invitado tenga todo el producto siempre en car- telera, pero por algún motivo ahora no logramos hacer un acuerdo, estamos conscientes de la problemática, nos afecta a todos, pero estamos viendo la forma de darle la vuelta”, remata.

Regulación y transparencia

De acuerdo con diversos estudios, además de que los exhibidores se quedan entre el 50% y el 60% de las ganancias en taquilla de los títulos que estrenan, por lo que han incurrido constantemente en prácticas monopólicas, un tema antiguo en este sector. Prueba de ello es que en abril de 1997, la Comisión Federal de Competencia inició una investigación en contra de Warner Bros. México, de United International Pictures, de Buenavista Columbia Tristar Films de México, de la Twentieth Century Fox Film de México y de Videocine, por presuntas violaciones a la Ley Federal de Competencia Económica.

Estas violaciones consistieron en realizar un acuerdo entre ellas para segmentar el mercado, reservando la distribución de las películas más rentables del año para que fueran exhibidas por vez primera, en junio y julio, así como la denegación de trato, es decir, negar el material fílmico a los cines independientes, bajo el criterio de los cines de primera corrida y el de maximización de beneficios, aunque no existe una definición clara y preestablecida de las características que debe cumplir una sala para ser considerada como tal. Asimismo, la restricción del número de copias de las películas constituía una forma de maximización de beneficios a favor de los agentes económicos investigados. 5 

Sin embargo, el pleno de la Comisión analizó las pruebas ofrecidas por las empresas y decidió no declararlas responsables de prácticas monopólicas, por lo que no procedió sanción alguna, más que la recomendación de eliminar los mecanismos que resultan en la utilización de la denominada lista negra o boletín, para la asignación de películas, así como el trato discriminatorio o la exigencia a algunos exhibidores de una garantía que asegurara la ganancia mínima esperada por la proyección de una película. 6 Por esta razón, la iniciativa de Ley de la Industria Cinematográfica, que dio origen a la reforma a la Ley Federal de Cinematografía, en 1998, se introdujo un capítulo donde resalta el Artículo 17, que señala, textualmente: “Los distribuidores no podrán condicionar o restringir el suministro de películas a los exhibidores y comercializadores, sin causa justificada, ni tampoco condicionarlos a la adquisición, venta, arrendamiento o cualquier otra forma de explotación, de una u otras películas de la misma distribuidora o licenciataria. “En caso contrario se estará a lo dispuesto por la Ley Federal de Competencia Económica”. 7

Sin embargo esta ley no se aplica, lo que ha permitido situaciones como la que nos ocupa en este texto. Volviendo al ejemplo de la película El Origen, se estrenó en Guadalajara el 23 de julio de 2010 en un único complejo de Cinemas Lumiere. Para el 30 de julio ya se estaba proyectando en diez salas múltiplex de Cinépolis y dos de Cinemex, y el primero de agosto en los medios impresos locales apareció una inserción publicitaria de la cinta que rezaba: “Exhibiéndose ya en todos los cines. Consulta la cartelera”, dando a entender que el problema entre distribuidores y exhibidores había sido superado. ¿Qué sucedió, qué se negoció, hubo ganadores o perdedores entre exhibidores y distribuidores? Al no haber transparencia en estas acciones empresariales, resulta difícil saberlo.

El más reciente ejemplo, la negativa de Cinemex para aceptar las condiciones de la Universal, constituye una violación no sólo a la Ley Federal de Cinematografía, sino a la de Competencia Económica pues, de facto, la exhibición de Escuadrón suicida se monopolizó. ¿Y qué decir de los espectadores? ¿Hubo satisfacción entre los 75 mil o 100 mil —según la fuente— asistentes? ¿La compensación fue la adecuada? 8 ¿Hubo quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor y, de haberlas, se resolvieron satisfactoriamente? Sin duda habría una mejor respuesta si hubiera una correcta aplicación de la ley y una mejor regulación al sector de la distribución en nuestro país, pero mientras que eso no suceda, lo más probable es que situaciones similares se repitan en el futuro.

Notas

1 Véase: <http://www.forbes.com.mx/cinemex-cancela-la-proyec- cion-suicide-squad/#gs.cGBBVcI>. 
2 Véase: <http://www.informador.com.mx/entretenimien- to/2016/675439/6/cinemex-anuncia-medidas-tras-cancela- cion-de-escuadron-suicida.htm>. 
3 Véase: <http://atomix.vg/2016/08/04/cinemex-cancela-la-pro- yeccion-de-suicide-squad-en-todas-sus-salas/>. 
4 Véase: <http://www.eluniversal.com.mx/articulo/espectacu- los/cine/2016/08/6/cinemex-consiente-su-publico-tras-cancela- cion-de-suicide-squad>. 
5 Tonatiuh Lay (2005), Análisis del proceso de la Iniciativa de Ley de la Industria Cinematográfica de 1998, Universidad de Guadalajara, pp. 161-162. 
6 Tonatiuh Lay, op. cit., pp. 164-165. 
7 Diario Oficial de la Federación (2015), Ley Federal de Cinematografía. Consultada en: <http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ pdf/103_171215.pdf>. 
8 Se ofrecieron tres modalidades: canjear el boleto comprado por otros tres pases para otras funciones con palomitas y refresco de cortesía; reembolso de su dinero íntegro e invitación a quedarse a una función de midnight con refresco y palomitas de cortesía; o cambiar cada boleto comprado para Escuadrón Suicida por 10 entradas para otras funciones. Fuente: http://www.informador.com.mx/entretenimiento/2016/675439/6/cinemex-anuncia-medidas-tras-cancela- cion-de-escuadron-suicida.htm

Artículos relacionados

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Síguenos en

Back to Top