¿”Régimen de excepción” para periodistas?

¿”Régimen de excepción” para periodistas?

No hay comentarios en ¿”Régimen de excepción” para periodistas?

Por Frida V. Rodelo

De diversos periodistas he escuchado la desaprobación de lo que ven como “imponer” un “régimen de excepción” para los periodistas. Al parecer, con esa expresión intentan referirse al esfuerzo de diversos actores (políticos, activistas, periodistas) por impulsar legislación y prácticas que garanticen los derechos humanos de los periodistas.

Considero necesario aclarar lo anterior porque la expresión “régimen de excepción” recuerda al “Estado de excepción”, el cual es un concepto para referirse a la suspensión temporal de derechos en un lugar determinado por razones de seguridad nacional. (Y creo que es claro que el proteger los derechos de alguien no implica de ninguna manera suspender los derechos de otros.)

De vuelta a los derechos de los periodistas, es necesario recalcar que en derechos humanos no hay excepciones. Por definición, los derechos humanos son… ¡humanos!; o sea, universales. De esta manera, establecer que los derechos de cierto grupo social están por encima de los de otro o decir que cierto tipo de personas no tienen derechos humanos es en ambos casos simplemente equivocado y contradictorio.

Ante esto, permanece la pregunta: ¿es entonces malo o equivocado centrar nuestra atención en un grupo específico? ¿Cómo se justifica el interés especial que hay en defender los derechos de periodistas y de otros grupos tales como las mujeres, los menores, las minorías, migrantes, personas con otras preferencias sexuales, etcétera?

En el caso específico de la defensa del derecho a la libertad de expresión, el interés en los derechos de periodistas y defensores de derechos humanos radica en que estas personas son más vulnerables. Es decir, es más probable que un periodista y un defensor de derechos humanos sufra agresiones por realizar su trabajo en comparación con el riesgo que sufre una persona común.

Advirtamos que el periodismo es una actividad que implica un ejercicio intenso de la libertad de expresión. Un profesional del periodismo ejerce activamente este derecho todos los días a todas horas: recordemos que la libertad de expresión no incluye únicamente la publicación de las ideas, sino también la indagación, investigación y preparación de materiales.

Por su influencia social, es más probable que la expresión de las ideas e informaciones de este profesional llegue a incomodar a funcionarios públicos, individuos y grupos poderosos; y que entre estos haya personas sin escrúpulos que intenten interferir en la libertad de expresión de este profesional profiriendo amenazas o realizando otras formas ilegítimas de censura.

En conclusión, las acciones para proteger, promover, garantizar y defender los derechos de los periodistas a la libertad de expresión no pretenden, suponen o establecen un “régimen de excepción”. Son estas consecuencia del uso intenso de la libertad de expresión por parte de estos profesionales y de la vulnerabilidad que esto último supone sobre todo en entornos hostiles como los que vivimos en México.

Aristegui. El pasado 7 de abril de 2016 se dio a conocer que la periodista Carmen Aristegui está solicitando a la Comisión Interamericano de Derechos Humanos (CIDH) que admita antes su demanda contra el gobierno mexicano derivada del escándalo MVS del año pasado precisamente argumentando las dificultades para ejercer el periodismo libre e independiente en el país.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Síguenos en

Back to Top