Transparencia interna y externa

Transparencia interna y externa

No hay comentarios en Transparencia interna y externa

Por Rubén Alonso

Publicado originalmente el 20 de febrero de 2017 en Milenio Jalisco.

Las leyes de transparencia implican un replanteamiento de las estructuras gubernamentales-administrativas y el reaprendizaje de una cultura del servicio público a partir del principio de la apertura en doble sentido: hacia dentro y hacia fuera. Con ello, se abre una ruta del ejercicio del poder público bajo la noción de gobierno abierto.

Para el andamiaje de la transparencia se registra un avance en el marco legal y, a la par, se han construido estructuras con organismos garantes y al interior de los sujetos obligados unidades de transparencia; sin embargo, estos andamiajes parecen ser “chipotes” en el ejercicio cotidiano del poder público.

Hagamos un ejercicio de verificación. Partamos que la información fundamental, tan detallada en las obligaciones que marcan las leyes de transparencia, implica los aspectos más sustantivos sobre el origen y destino de los recursos públicos, de la planeación, de la rendición de cuentas, de conocimiento de las estructuras y sus integrantes, de la toma de decisiones.

Con base en los reportes de unidades de transparencia en Jalisco, el 32 por ciento de la solicitudes realizadas a los 527 sujetos obligados entre enero y noviembre de 2016 versó sobre información fundamental, es decir, se pide aquello que debe estar disponible sin realizar solicitud de información. Ese 32 por ciento es sobre 62,181 solicitudes. Aunque estos datos habrá que contrastarlos sobre el número de visitantes a los sitios de transparencia de dichos sujetos, pero tal información (fundamental) no está disponible en todos, o se limitan a informar sobre el total de visitantes a dichos sitio.

Esto es lo que llamaríamos transparencia de adentro hacia fuera, pero si observáramos la consulta y uso de información al interior de los propios sujetos obligados para sus toma de decisiones, es decir, transparencia de dentro hacia dentro, partiendo que por ley debe estar disponible para todos, nos percataríamos que al interior desconocen o desconfían de la información que se publica en los sitios de transparencia. Cuando al interior de los sujetos obligados tomaran sus decisiones con base en la información fundamental que se publica para todos, estaremos en ruta cierta de gobiernos abiertos, y no en dobles transparencias, una para fuera y otra para dentro, si es que se es transparente.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Síguenos en

Back to Top